Consultorio (999)196-11-17 cinderard@gmail.com

Las caídas se definen como acontecimiento involuntario que hacen perder el equilibrio y dar con el cuerpo en tierra u otra superficie firme que lo detenga. Es un verdadero problema de salud pública y en muchas ocasiones pasa desapercibido;  un alto número de personas fallece cada año por esta causa y muchos otros sobreviven con daños físicos y psicológicos que pueden ser temporales o permanentes; el resultado de estos daños es que quien sufre una caída, con frecuencia, vive con miedo de volver a caerse y realiza sus actividades de la vida diaria con desconfianza. Es importante mencionar que las caídas son consideradas un indicador importante de fragilidad o tendencia a la discapacidad, por tanto, no se debe normalizar estos eventos como parte del  proceso de envejecimiento.

La edad es un factor de riesgo para las caídas, entre otros, como  los trastornos físicos, alteraciones en los sentidos y alteraciones mentales y/o cognitivas. En las personas mayores es importante también considerar  la polifarmacia (consumo de 3 o más medicamentos), la pérdida del equilibrio y la inactividad física como factores que también influyen en el riesgo de caídas. Sin embargo, la falta de adaptación del entorno a las necesidades de las personas mayores también pueden favorecer las caídas en este grupo de población.

La prevención de caídas es posible a través de diversas estrategias como lo son:  la revisión y/o modificación de la medicación siempre y cuando ésta sea llevada a cabo por el médico tratante, de igual forma se debe realizar un análisis del entorno en casa para mejorar las condiciones y evitar barreras físicas que promuevan las caídas, por otro lado, es de suma importancia considerar la actividad física como parte fundamental de un programa de prevención de caídas, ya que este permitirá mejorar la fuerza muscular, la coordinación y el equilibrio aunado a esto, debe complementarse el programa con un entrenamiento adecuado de uso de bastón y andador, si el caso fuera necesario.

En CINDER, podemos ayudarte si ya vives con este problema o evitar que seas parte de las estadísticas, contamos con personal altamente especializado en la prescripción de la actividad física de forma segura. La fragilidad y la discapacidad son prevenibles, no dejes pasar la oportunidad de seguir siendo independiente en tus actividades diarias.